Springe direkt zu Inhalt

Colonia Dignidad - Historia

Bodega de papas con placa conmemorativa

Bodega de papas con placa conmemorativa

Construcción de la primera casa de la secta cerca de Siegburg (Renania del Norte-Westfalia)

Construcción de la primera casa de la secta cerca de Siegburg (Renania del Norte-Westfalia)

Transporte de pacientes

Transporte de pacientes

Orquesta de la Colonia Dignidad, años 1960/1970

Orquesta de la Colonia Dignidad, años 1960/1970

Antigua habitación de Paul Schäfer

Antigua habitación de Paul Schäfer

Biblia infantil censurada

Biblia infantil censurada

Instalación subterránea de la Colonia Dignidad

Instalación subterránea de la Colonia Dignidad

La Colonia Dignidad fue un asentamiento sectario de alemanes en el extranjero en el sur de Chile, donde se cometieron graves delitos entre 1961 y 2005. Los miembros de la secta y sus hijos fueron aislados, explotados y abusados sexualmente. Durante la dictadura (1973-1990) de Augusto Pinochet, opositores fueron torturados y asesinados aquí. Hasta hoy la historia no aclarada de la Colonia Dignidad marca las relaciones germano-chilenas. Pero, sobre todo, las experiencias de violencia y abuso pesan sobre la vida y la memoria de las/os afectadas/os y sus familiares.

La Private Sociale Mission en la República Federal de Alemania

La historia de la Colonia Dignidad empieza en los años 1950 en la República Federal Alemania. En la época posguerra y en los años 1950 prédicadores evangélicos tuvieron un gran número de seguidores en la República Federal. El posterior líder de la Colonia Dignidad, Paul Schäfer, era uno de esos prédicadores. Un numero relevante de sus seguidores provenía del este de Europa y había pertenecido allá a grupos evangélicos. Debido a sus experiencias en la guerra, por la derrota del nacionalsocialismo y el desplazamiento, este grupo era susceptible para la utopía de un cristianismo fundamental, el liderazgo carismatico y para el anti-comunismo en un disfraz religioso. Después de la Segunda Guerra Mundial, Schäfer empezó a trabajar con jóvenes. Fue despedido repetidamente, porque cometió actos de violencia sexual contra los jóvenes bajo su tutela. Sin embargo, no se interpusieron denuncias. Debido a los constantes despidos, Schäfer llevaba una vida inestable que le permitía, apoyado por un pequeño grupo de seguidores fieles, construir una red de pequeñas comunidades de simpatizantes en la República Federal y en Austria. Al final de los años 1950 este grupo construyó en las cercanías de Siegburg, en Heide, un centro. Ya aquí había intentos de aislarse de su entorno y también informaciones sobre maltratos.

Traslado a Chile y fundación de la Colonia Dignidad

En 1960 Schäfer huyó de la República Federal porque padres alertos habían denunciado el abuso de sus hijos y existía una orden de arresto en contra de Schäfer. Por recomendación del embajador chileno en la República Federal, la directiva de la secta decidió trasladarse a Chile. En 1961 la secta, que formalmente se llamaba “Sociedad Benefactora y Educacional ‘Dignidad’” fundó un asentamiento en el fundo “El Lavadero” en la precordillera chilena, 40 km al este de la pequeña ciudad de Parral.

A través de favores la secta empezó rápidamente a construir una red de simpatizantes locales. El hospital que se abrió a corto tiempo de la llegada sirvió como fachada de beneficiencia. Además la Colonia se aprovechaba de la germanofilia en partes de la sociedad chilena, enfatizando supuestas virtudes alemanas como limpieza y orden.

Dentro de la comunidad se ejercía una constante presión sobre los miembros. Había una obligación de trabajar desde temprana edad, el control de conciencia y de pensamientos bajo los órdenes del lider psico-religioso Paul Schäfer, que diariamente cometía actos de violencia sexual, especialmente contra niños y jóvenes. En círculos de oración y confesiones los habitantes no solamente tuvieron que confesar sus propios pensamientos íntimos y supuestos errores, pero también informar sobre observaciones acerca de otros colonos. Además violencia física en la forma de golpizas brutales que se llevaban a cabo en parte también en los grupos de edad era una rutina diaria. Las prácticas represivas además incluían denegar la comida o la bebida, tranquilizar y controlar a las personas por medio de medicamentos o electroschock, esterilizaciones forzadas y la tortura de niños y niñas en el así llamado Neukra alrededor de 1969/70. Parte de esos crímenes ya se cometieron antes del traslado a Chile en la República Federal, en el centro de jóvenes de la secta cerca de Siegburg. Debido al aislamiento de la Colonia y las interacciones con la situación política en Chile, esas prácticas internos se intensificaron.

Colaboración con la policía secreta de la dictadura

Entre 1966 y 1968 la Colonia Dignidad estaba repetidamente en el centro de atención de la opinión pública en Chile. Un jóven colono logró huir, al mismo tiempo había conflictos con autoridades chilenos. A pesar de que una investigación de la Cámara de Diputados chilena notó irregularides, no se impusieron sanciones a la Colonia. En 1970 el gobierno de izquierda de la Unidad Popular bajo el presidente Salvador Allende asumió el poder. En los siquientes años la Colonia Dignidad apoyaba grupos terroristas de extrema derecha (Patria y Libertad) y construyó una red con grandes terratenientes de la región que temían la expropiación de sus fundos durante la reforma agraria de la Unidad Popular. El 11 de septiembre de 1973 el gobierno de Allenda fue derrocado por un golpe de Estado militar bajo el liderazgo del general Augusto Pinochet. Estados Unidos había preparado este golpe a través de medidas de desestabilización. Allende murió durante el golpe. Bajo la dictadura, la Colonia Dignidad cooperó estrechamente con la policía secreta DINA, por ejemplo en la tortura de presos políticos de la así llamada Bodega de papas. Presos políticos fueron ejecutados en el terreno, enterrados en fosas comunes y en 1978 fueron desenterrados de nuevo y quemados. Su número exacto es desconocido hasta hoy. Además la Colonia Dignidad formaba parte del aparato de represión local y construyó un archivo sobre enemigos y simpatizantes.

Transición en Chile - Continuidades, investigaciones y la detención de Schäfer

Después del regreso a la democracia en Chile en 1990 la Colonia Dignidad perdió su estatus de organización de beneficiencia. Un grupo de políticos de derecha se querelló en contra de este acto. La Colonia Dignidad fue apoyada por vecinos que fueron organizadas en la así llamada Vigilia Permanente. Niños que participaban en actividades en la Colonia Dignidad o pertenecían al así llamado Internado Intensivo fueron abusados y violados por Paul Schäfer. Debido a la denuncia de una madre se realizaron investigaciones y a partir de 1996 allanamientos por la policía.

Schäfer huyó a Argentina donde gracias al trabajo investigativo de periodistas y abogados puede ser localizado y detenido. Fue expulsado a Chile, condenado y murió en la cárcel. Además había procesos contra miembros de la cúpula directiva. Algunos acusados huyeron de la justicia chilena a Alemania, desde donde no son extraditados debido a su ciudadanía alemana.

Debido a la detención de Schäfer, los procesos contra los miembros de la vieja cúpula directiva y una intervención más decidida por parte del Estado chileno y la Embajada alemana en Santiago, fue posible abrir a la Colonia Dignidad, que desde mediados de los años 1980 lleva el nombre Villa Baviera. Hoy intenta de asegurar su sobrevivencia económica entre otros a través del turismo y un restaurante. El hospital se reabrió en los años 2000 como posta rural de salud y hogar de ancianos.

Por el otro lado persisten elementos de aislamiento. El vacío espiritual que surgió por la fuga y la detención de Schäfer se rellena parcialmente por otros prédicadores evangélicos. Por eso, la tendencia de declarar cerrados los crímenes del pasado bajo el pretexto de una conciliación religiosa y no seguir tratando con ellos se reforzó en algunos habitantes. Muchos colonos han dejado el asentamiento y viven hoy en Alemania, Austria u otros lugares en Chile.